Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Responding to the spread of coronavirus – Message from our Managing Director

Aprovecha la inteligencia energética para obtener oportunidades de control de costos de energía en tiempos difíciles

Obtener una visibilidad integral de tu patrimonio energético puede permitirte reducir el gasto operativo y ayudarte a conseguir una ventaja competitiva.

El COVID-19 sigue causando incertidumbre económica en todo el mundo y las organizaciones tienen que adaptarse a la nueva normalidad, en la que hay una continua interrupción de los procesos cotidianos a raíz de la pandemia. Hoy más que nunca, es importante que las organizaciones reduzcan costos y aumenten la eficiencia de sus operaciones para mejorar los resultados financieros e impulsar la sostenibilidad, sin dejar de satisfacer las necesidades de clientes y consumidores.

Según nuestro estudio, ser responsable social y medioambientalmente está entre las tres principales preocupaciones de las empresas. Sin embargo, no es bueno que el miedo a competir en tiempos económicos difíciles nos distraiga de la importancia de centrarse en esta responsabilidad y en la relevancia de la sostenibilidad. Lejos de ser contraria a las preocupaciones económicas o empresariales, la sostenibilidad puede en realidad ayudar a crear una ventaja competitiva. Se trata de equilibrar las preocupaciones medioambientales con la necesidad de tener un negocio económicamente viable.

Descubrir el equilibrio ideal entre sostenibilidad y rentabilidad requiere un claro conocimiento de todos los aspectos de nuestro patrimonio energético. Esto incluye saber exactamente cuánto se gasta en energía, si se cumple o no con los requisitos normativos, cómo perciben los demás nuestra marca en términos de eficiencia energética y sostenibilidad, y qué estamos haciendo para proteger los activos energéticos en periodos de inactividad y otros problemas de mantenimiento.

Si aún no has considerado analizar el estado energético de tu empresa como forma de reducir los gastos operativos y obtener una ventaja competitiva, ahora es el momento. El consumo de energía es un buen lugar para que las organizaciones concentren sus esfuerzos relacionados con el control de los costos energéticos y la sostenibilidad, ya que es un gasto general importante; sin embargo, muchos no tienen claro cómo conseguir ahorros de costos y eficiencias de forma eficaz, sin gastar grandes sumas de dinero ni causar más alteraciones en sus procesos.

Obtener visibilidad en estas áreas puede proporcionar la inteligencia energética que necesitas para transformar completamente tu patrimonio energético y dar una ventaja competitiva durante un clima económico desafiante.

La inteligencia energética puede ayudar a entender mejor tus gastos operativos

¿Sabes cuánto gastó tu empresa en electricidad el mes pasado? ¿El año pasado? Los costos se acumulan y probablemente suponen un porcentaje importante de los gastos operativos. En lugar de ver la energía como un gasto más, transfórmala en un activo estratégico analizando los datos de forma inteligente y de esta forma es posible ver en dónde se pueden convertir activos energéticos en una nueva fuente de crecimiento empresarial. Esto puede lograrse instalando tecnología de sensores inalámbricos en los dispositivos de tu red energética, transformando piezas específicas de equipos en activos inteligentes que pueden enviar datos en tiempo real sobre su rendimiento a una plataforma de gestión de energía para un análisis sencillo.

La inteligencia energética en tiempo real arrojará exactamente cuánto estás gastando y en qué activo o proceso específico dentro de todas las operaciones. Con esta información, podrás tomar decisiones empresariales más inteligentes e informadas. Por ejemplo, podrías reducir el consumo durante los periodos de mayor consumo, cuando los costos son más elevados, reduciendo así los costos generales de la empresa. Podrías localizar equipos ineficientes y reparar o sustituir el activo de forma proactiva. Incluso podrías identificar los activos que están funcionando en momentos en los que no es necesario, produciendo un desperdicio costoso y evitable, que podría solucionarse fácilmente mediante el análisis de los datos en tiempo real recogidos por los sensores inalámbricos conectados al equipo.

Para profundizar en tus esfuerzos de sostenibilidad, también es viable implantar recursos energéticos distribuidos, como paneles solares fotovoltaicos que generen electricidad en el sitio en el que se va a utilizar, en vez de obtenerla de la red eléctrica. Esto le daría flexibilidad en cuanto a fuentes de energía y proporcionaría un beneficio comercial, ya que podrías vender el exceso de energía solar a la red.

La inteligencia energética puede ayudar a garantizar el cumplimiento de disposiciones regulatorias

Los gobiernos de todo el mundo están aprobando leyes para regular el consumo de energía con el fin de promover la sostenibilidad, impulsar la eficiencia y reducir las emisiones de carbono. Además de la evidente importancia de cumplir con estas regulaciones, muchos países o localidades ofrecen incentivos fiscales, planes u otros beneficios a las empresas que dan prioridad a la sostenibilidad.

Al hacer un seguimiento del consumo de energía obtenido por los sensores inalámbricos instalados en todos los equipos, podrás ver dónde se cumple plenamente, dónde se deben intensificar esfuerzos e incluso en dónde es posible ir más allá. Esto se traducirá en mayores beneficios y garantizará la tranquilidad, ya que el cumplimiento de disposiciones regulatorias reducirá el derroche de energía y, por tanto, los costos energéticos. Demostrar el compromiso de la compañía con la sostenibilidad también satisfará a un amplio segmento de sus consumidores, como se describe en la siguiente sección.

La inteligencia energética puede contribuir a satisfacer la demanda de sostenibilidad de los consumidores 

Los consumidores de hoy en día buscan empresas que se esfuercen por alcanzar las emisiones netas cero, es decir, conseguir el mismo equilibrio entre las emisiones que produce una empresa y las que ayuda a eliminar de la atmósfera. Ya sea mediante el uso de fuentes de energía renovables, la reducción de la dependencia de la red, o simplemente el uso de menos energía, los consumidores quieren ver que las marcas que utilizan están haciendo su parte para ayudar al medio ambiente.

Según nuestro estudio, el 89% de las empresas afirma que es fundamental para su marca demostrar una baja huella de carbono de aquí a 2025. Estas organizaciones comprenden la importancia de la responsabilidad medioambiental para los consumidores, e incorporan la "responsabilidad social corporativa" como una de las tres principales prioridades de la organización. De hecho, hacer de la sostenibilidad una parte clave de su marca está demostrando ser rentable: el 34% de las empresas que vinculan la energía sostenible con los valores de su empresa esperan conseguir un crecimiento medio anual de los ingresos superior al 20% en los próximos 5 años.

Compartir tus procesos y resultados es una de las formas más eficaces de mostrar a los clientes tu compromiso con la sostenibilidad y la eficiencia energética. Para que la transparencia sea posible, es necesario establecer un método para recopilar y analizar los datos, los cuales posteriormente se podrán compartir con los clientes actuales y potenciales, y ahí es donde la supervisión inalámbrica de la energía de los equipos puede ayudar. La información energética recopilada por los sensores inalámbricos no sólo estará disponible en una plataforma de gestión de la energía para facilitar su análisis, sino que también le proporcionará la visibilidad necesaria en toda la instalación para que puedas poner en marcha una estrategia informada para reducir el consumo de energía y, por tanto, la huella de carbono.

Una vez que el público vea que tus valores se alinean con los suyos, te diferenciarás de tus competidores y se abrirá el camino para mejorar tus ingresos.

La inteligencia energética puede ayudar a minimizar los costosos tiempos de inactividad

En un mercado competitivo en el que los márgenes ya son de por sí ajustados -especialmente si se combinan con las interrupciones causadas por el COVID-19-, cualquier interrupción no planificada de la maquinaria esencial tiene el potencial de provocar un desastre. Tanto si se trata de pedidos no atendidos o retrasados de una fábrica con una falla en la maquinaria, como si se trata de un supermercado que no puede vender alimentos debido a un problema con la refrigeración, nadie quiere enfrentarse a una avería inesperada y al impacto en cascada que puede tener en los ingresos.

Puedes prepararte para el éxito conectando sensores inalámbricos a tus equipos críticos y supervisando automáticamente los niveles de consumo energético de todos los activos. Estos sensores avisarán de cualquier actividad (o inactividad) que indique un problema potencial. La detección temprana de un problema de mantenimiento significa que se pueden realizar reparaciones de forma proactiva antes de que el problema provoque una interrupción completa de las operaciones.

Tanto el mantenimiento predictivo como el preventivo suponen un gran ahorro de costos. Arreglar un pequeño problema de forma temprana es menos costoso que realizar reparaciones más exhaustivas más adelante y, por supuesto, evitar el tiempo de inactividad innecesario significa dedicar más tiempo a atender a los clientes y generar ingresos.

La energía no es sólo un gasto, puede ser un activo

Dejemos de pensar en la energía como una cifra más en el balance general. Pensemos más bien en que la energía -y la eficiencia energética- es en realidad un activo estratégico en una caja de herramientas que puede ayudar a obtener una ventaja competitiva y a reducir gastos operativos. Controlar el consumo y el gasto de energía será relevante no sólo durante la pandemia por COVID-19, sino más allá.

Las empresas que consideren la energía como un activo estratégico superarán a su competencia gracias a las medidas que adopten ahora. La implantación de soluciones energéticas avanzadas que impulsen la sostenibilidad y el control de los costos energéticos puede ayudar a mejorar la eficiencia, a controlar mejor el riesgo empresarial, a mejorar la capacidad de recuperación y a mejorar los resultados financieros.