Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Eficiencia de CHP

Cuando calcule el tamaño de las plantas, formule preguntas cuidadosas acerca de qué deberá hacer el sistema de CHP tanto en la próxima media hora como en los próximos diez años.

El dimensionamiento de una planta de CHP para un edificio comienza con una auditoría de las demandas actuales y futuras de calor y energía.

La información de la demanda del sitio mostrará los aumentos y las disminuciones de la demanda con:

• La hora

• El día de la semana

• La estación del año

Cuando una planta de CHP se ha dimensionado según los patrones de consumo normales del edificio, siempre conviene comparar los beneficios económicos y medioambientales con los de una planta más grande y más pequeña.

La teoría dice que un sistema de CHP bien diseñado utilizará todo el calor y la energía que se producen, pero una planta de CHP más grande que genere un exceso de calor podría ofrecer una mayor economía y beneficios medioambientales en el futuro. Las principales consideraciones son:

• Medidas de eficiencia energética planificadas que reduzcan la demanda actual de calor o energía.

• Cambios planificados para la empresa, el edificio o la ocupación, que aumentarán o reducirán la demanda de energía.

Por ejemplo, en un centro deportivo, ¿está planificada una piscina? En un hotel, ¿se aislará la estructura del edificio o se colocarán vidrios dobles? En cualquier empresa, ¿aumentará la dotación de personal?

No adivine los vatios

La previsión de la demanda de energía no es una ciencia exacta, pero se debe hacer el cálculo más exacto posible. El éxito de un proyecto de CHP depende del dimensionamiento. Las instalaciones de CHP se pueden sobredimensionar si el perfil de la demanda de energía no se ha evaluado adecuadamente. Para obtener todos los beneficios de CHP, la unidad debe funcionar de la manera más continua posible, y la energía y el calor producidos se deben utilizar en su totalidad.

La información de la demanda se debe basar en el consumo de calor y energía medido cada hora durante un año. La medición de gas y electricidad anual o mensual no contempla las variaciones estacionales, especialmente del calor. Así que debería obtener las cifras más cercanas posibles al consumo de cada hora o media hora.

Los perfiles de uso de electricidad se pueden obtener a partir de los datos de medición cada media hora del proveedor de electricidad. Los perfiles de uso de calor son más difíciles de evaluar, por lo que es posible que se deba utilizar algún tipo de medición temporal. Las facturas mensuales de combustible indicarán cierto grado de variación estacional. Para los perfiles semanales y diarios, es importante entender el patrón de funcionamiento del edificio y agregarle una auditoría o un ejercicio de monitorización a corto plazo.

Cargas que se deben considerar

Una vez que se hayan establecido los perfiles de demanda, se pueden calcular las cargas base de electricidad y calor para el edificio, es decir, los niveles por debajo de los cuales rara vez cae la demanda de calor y electricidad del sitio. A partir de las demandas actuales y proyectadas del edificio y la empresa, es importante establecer si el dimensionamiento del sistema de CHP se basará en la demanda de electricidad o de calor.

Un dimensionamiento basado en el calor satisfará las demandas de calor del sitio. Puede producir un excedente de electricidad que puede exportarse o generar una necesidad de energía complementaria. La economía de la exportación de energía se convierte entonces en una cuestión prioritaria. Un dimensionamiento basado en la energía podría producir un exceso de calor desperdiciado, por lo que cabría considerar una unidad más pequeña.

Una vez que una unidad de CHP se haya dimensionada en función de la relación de calor y energía actual, las consideraciones para el futuro deben incluir una evaluación de cómo podría cambiar con el tiempo la relación de calor y energía de la demanda del edificio.