Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Orientaciones sobre las prácticas recomendadas para integrar CHP

Orientaciones sobre las prácticas recomendadas integración de su sistema de cogeneración (CHP, por sus siglas en inglés) para conectarse a aplicaciones y sitios locales. Integre su sistema de cogeneración con los sitios locales mediante la aplicación de estas ideas.

Hay una serie de beneficios de la integración de la cogeneración (CHP, por sus siglas en inglés) con los sistemas existentes del sitio. La eficiencia se puede maximizar mediante la explotación plena del calor residual proveniente de la generación de electricidad, y el período de amortización se determina a partir del tiempo de funcionamiento de la CHP y las tarifas de los servicios públicos. La capacidad de CHP debe coincidir con la demanda del sitio para ser económicamente viable y ofrecer retornos financieros.

A continuación, examinaremos algunas de las prácticas recomendadas que se deben seguir para integrar su sistema de cogeneración (CHP, por sus siglas en inglés) con las aplicaciones y los sitios locales.

Determine el tamaño correcto para su sistema

La CHP está dimensionada para satisfacer la demanda básica, es decir, la demanda constante de calor y electricidad cuando el sitio está en funcionamiento. El exceso intermitente de la demanda de calor se satisface mediante calderas convencionales, mientras que el exceso de la demanda de electricidad se satisface con energía proveniente de la red.

Para cambiar el tamaño de un sistema con precisión, se debe calcular el perfil energético actual a fin de determinar los niveles de demanda base y pico. Con un Sistema de Administración Energética para Edificios (BEMS, por sus siglas en inglés), esto es relativamente sencillo. Los registros del uso de calefacción, refrigeración y electricidad durante un año indicarán las demandas base y pico. Si no se dispone de un BEMS, las facturas de servicios públicos son un buen punto de partida, pero son preferibles las lecturas de contador cada media hora. La lectura regular de los contadores proporcionará datos adicionales. Otra opción es el monitoreo a corto plazo, es decir, la instalación de un contador temporal para medir los datos durante un período designado, a partir de los cuales se pueden estimar los perfiles de carga.

El clima también influye en la necesidad de calefacción. Los datos recopilados mostrarán la demanda real en fechas específicas, pero no los promedios a largo plazo para ese día del año. Los grados-día se basan en las observaciones promedio y se utilizan para ajustar los datos a fin de producir estimaciones normalizadas para el consumo de cada día. Estos se emplean para calcular la demanda de nivel básico y pico esperada. Con esta información a mano, será capaz de determinar correctamente el tamaño de su sistema de CHP y ofrecer el máximo tiempo de actividad a sus clientes.

Investigue y establezca la viabilidad económica

El Carbon Trust estima que “para que la CHP resulte económica, se requiere una demanda de 4,500 horas de calor elevado y constante”. Esto representa un promedio de 12.3 horas por día, u 86.5 horas para una semana de cinco días

En verano, la calefacción podría no ser necesaria, pero liberar el calor hacia la atmósfera es malgastar el dinero. Un refrigerador por absorción conectado al sistema puede utilizar el calor residual de la CHP para producir agua fría para refrigeración y para los sistemas de aire acondicionado (trigeneración). Si se está considerando la trigeneración, también se deben incluir datos normalizados para la demanda de refrigeración en los cálculos de nivel básico.

Para los casos económicamente marginales, otros factores pueden influir en la decisión de invertir en la CHP. La exportación del exceso de electricidad a la red genera ingresos, y se pueden reducir los impuestos mediante la adopción de fuentes de energía de baja emisión de carbono. La CHP puede ser parte de un suministro de electricidad de emergencia a fin de ayudar a reducir el gasto de capital y el alto costo de funcionamiento mediante el uso de generadores de reserva especializados. La CHP también puede satisfacer los requisitos de planificación para la inclusión de fuentes de energía renovables y de baja emisión de carbono a la hora de desarrollar un sitio.

Integre sus sistemas existentes

Para integrar con éxito un sistema de CHP con los equipos en su sitio, debe entender cómo los equipos de calefacción y refrigeración existentes pueden trabajar junto con la CHP. También debe alinear este conocimiento con sus objetivos y establecer el motivo por el que desea conectar su sistema de CHP con las aplicaciones y los sitios locales.

  • Para la integración con las calderas existentes, la CHP se conecta en serie antes de las calderas a fin de precalentar el agua. En la demanda de nivel básico, no se necesita calefacción adicional.
  • Para el reemplazo de las soluciones de calefacción, la CHP se coloca en paralelo con una o varias calderas. Se trata de la principal fuente para el sistema y satisface la demanda de nivel básico.
  • Para la integración con la refrigeración por agua enfriada existente, se conecta un refrigerador por absorción al circuito de agua refrigerada.
  • Para la electricidad, la CHP se integra con los suministros existentes como la fuente principal. El exceso de demanda se satisface mediante la conexión a la red. El suministro de electricidad requerido (por ejemplo, baja tensión trifásica) se debe incluir en la especificación de la CHP.
  • Para exportar la electricidad excedente, se requiere una conexión de generación distribuida. Esto se arregla con el proveedor de CHP y el operador de la red de distribución de electricidad local. Para vender electricidad, se debe integrar un esquema de Tarifa de Suministro (FIT, por sus siglas en inglés) para energías renovables o un Acuerdo Comercial para la Compra de Energía (PPA, por sus siglas en inglés) con un proveedor de electricidad.

Una vez que se especifica el sistema, la integración física se debe analizar con una investigación del sitio. Se deberá realizar una evaluación de los requisitos de alojamiento, acceso y seguridad de los equipos junto con los factores ambientales, como el ruido del generador.

Minimice las interrupciones y el tiempo de inactividad

Una planificación cuidadosa reduce las interrupciones. Para los circuitos de refrigeración y calefacción existentes, gran parte de la instalación de la CHP se puede completar sin interrumpir el suministro. Las conexiones eléctricas también supondrán una interrupción limitada del suministro.

Mientras tanto, los servicios de asistencia y mantenimiento son esenciales para maximizar la eficiencia y la confiabilidad de la CHP. Un buen proveedor minimiza de forma proactiva el tiempo de inactividad no planificado mediante:

  • El monitoreo automático para detectar problemas potenciales antes de que ocurran
  • La gestión remota para optimizar el rendimiento
  • Equipos de ingeniería resolutivos para el mantenimiento y la resolución de fallas

Conclusión

La integración de la CHP con las aplicaciones existentes en el sitio no tiene motivos para ser difícil. Si sigue estas directrices de prácticas recomendadas, será capaz de maximizar la eficiencia energética y generar un mayor retorno de la inversión. Una vez que la planta de CHP se haya integrado, debe monitorear el uso y medir el consumo, así como reevaluar el requisito de carga básica de vez en cuando. Esto lo ayudará a brindar el mejor servicio a sus clientes.

Puntos clave

  • Se deben considerar la demanda y el dimensionamiento de nivel básico a fin de evaluar la viabilidad económica y decidir si es conveniente la instalación de la CHP.
  • Una planificación cuidadosa de la instalación puede minimizar las interrupciones involucradas.
  • El soporte, el mantenimiento y la gestión proactivos minimizan el tiempo de inactividad imprevisto.