Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Responding to the spread of coronavirus – Message from our Managing Director

Sé un motor de cambio: ¿Por qué necesitamos que las empresas sostenibles lideren el camino hacia las cero emisiones de carbono?

Bill Sisson trabaja junto a los miembros del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible en América del Norte para lograr el compromiso de las cero emisiones netas, ofrece su perspectiva sobre cómo mantenerse competitivo cuando el cambio climático afecta el mercado.

Cuando los tiempos son inciertos y el cambio climático es inevitable, las organizaciones necesitan mejorar su resiliencia empresarial, pero muchas compañías no comprenden la urgencia de actuar o no saben qué hacer.

Como parte de nuestro nuevo informe, ¿Por qué esperar para lograr las cero emisiones netas? Desarrolla ahora un modelo de negocio sostenible,  entrevistamos a Bill Sisson, Director Ejecutivo del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD) en América del Norte. Aquí, nos dice por qué adoptar el capitalismo de las partes interesadas y operar un modelo de negocio sostenible son ahora las claves para la resiliencia.

 

¿Crees que hay una falta de acción por parte de las empresas para prepararse para las cero emisiones netas? Si es así, ¿Cuál es la mejor manera de comenzar?

Lo primero es que las organizaciones reconozcan que necesitan hacer algo. Algunas empresas, especialmente las de oil and gas, la producción de productos químicos o la industria pesada, tienen que replantearse todo su modelo de negocio. El gran problema para muchas empresas también es que no conocen su cadena de suministro. Solo el 15% de las pequeñas y medianas empresas están evaluando realmente su huella de carbono.

Se necesitará un gran esfuerzo por parte de las empresas líderes para mostrarles a los demás el camino y actuar como parteaguas. En WBCSD hemos reunido a las empresas que quieren actuar como pioneros para iniciar la transición. Va a ser difícil liderar y convencer a los demás, pero es esencial.

Un estudio mostró que de las empresas que cotizan en la lista de Standard and Poor's 500, el 30% han establecidos objetivos, pero alrededor del 40% no ha definido nada. Esto es un desafío. Realmente necesitamos al 30% para liderar y, al hacerlo, la naturaleza competitiva de las otras empresas garantizará que se comprometan a las cero emisiones netas. No tendrán otra opción.

 

¿Cómo ayuda WBCSD a las organizaciones a ser más sostenibles?

Pedimos a nuestros miembros que se comprometan con las cero emisiones netas de gases de efecto invernadero, aborden la degradación de la naturaleza, reduzcan el mayor desperdicio posible en sus operaciones y realicen un esfuerzo más enfocado en materia de derechos humanos y desigualdad. También les pedimos que sean transparentes al comunicar sus compromisos y las formas en que lograrán el éxito. Establecer una línea de base para su huella ambiental y social es el primer paso. Para preguntas como "¿Cómo lo evalúan?" y "¿Qué acciones deben tomar?", ahí es donde podemos ayudar.

WBCSD tiene un programa integral en torno a los problemas clave de sostenibilidad que enfrentan las empresas, ya sea en cuestiones climáticas y de energía, movilidad, ciudades o desarrollo de entornos. Ayudamos a nuestras empresas miembro a identificar los estándares adecuados. Descubrimos que, con el tiempo, esos estándares se generalizan. Por ejemplo, fuimos pioneros en el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero hace 20 años, y nuestros miembros y nuestra organización lo harán con las cero emisiones netas.

Una propuesta de valor única para WBCSD es que fomentamos la colaboración y la formación de alianzas, tanto dentro como fuera de nuestra organización y con otras que no son miembros. La colaboración es fundamental. Otra herramienta esencial es el intercambio de conocimientos. Damos a las empresas acceso a redes globales para que estén conectados de par a par, y estamos dirigidos por un CEO porque el liderazgo es importante. Si los líderes clave de la empresa no están impulsando su agenda de sostenibilidad y ESG (Medio ambiente, sociedad y gobierno corporativo), las cosas no irán en el camino correcto.

 

En este sentido, la percepción de las empresas y los inversores hacia la sostenibilidad ha cambiado notablemente en los últimos años. ¿A qué crees que se deba?

Durante los últimos 20 o 30 años, el objetivo principal de la mayoría de las empresas fue enfocarse en sus accionistas y sus ganancias. Eso ha cambiado, impulsado por el cambio climático y otros grandes problemas, como la desigualdad, los derechos humanos y la igualdad de género. También hay que tener en consideración la gobernanza relacionada con la manera en que las empresas gestionan estas cuestiones.

En los últimos 25 años, hemos pasado de abordar esto simplemente por presiones regulatorias a darnos cuenta de que la sostenibilidad y los problemas sociales son la única manera de avanzar. Ahí es donde entra la noción de capitalismo de las partes interesadas.

 

¿Cómo definiría el capitalismo de las partes interesadas?

Se trata de cómo ven las empresas más allá de sus accionistas y los informes trimestrales. Se trata de su responsabilidad ante un conjunto más amplio de partes interesadas, ya sean sus empleados, cadenas de suministro o sus consumidores.

Las empresas hoy ven a la ESG como su marco de referencia para operar, y con justa razón. Los hábitos de los consumidores están cambiando: las personas ponen más atención en los productos que compran y si provienen de empresas que se preocupan por el medio ambiente y si tratan bien a la gente que fabrica los productos. Esto también está influyendo en el tipo de empresa para la que una persona quiere trabajar, particularmente entre los millennials y la Generación Z. Estas generaciones prestan más atención a las empresas que producen los productos que compran y dónde quieren trabajar.

Si podemos hacer que las empresas sean más sostenibles, tendrán más éxito a largo plazo. Aquellas que no sigan prácticas de sostenibilidad probablemente se encontrarán en una situación muy complicada dentro de 10 años, si es que todavía pueden hacer negocios.

 

Puede que las empresas hayan ampliado el alcance de su responsabilidad más allá de los accionistas, pero los inversionistas también están cada vez más interesados por los resultados en materia de ESG. ¿Cómo pueden las empresas abordar esta cuestión?

La recopilación y presentación de información sobre ESG sigue siendo un trabajo en curso. El WBCSD se alinea al Grupo de Trabajo para la Divulgación de Información Financiera Relacionada con el Clima (TCFD), cuyo objetivo es impulsar al sector privado hacia un marco común. Tenemos que avanzar hacia estándares comunes, hacia la homologación y la simplificación de esos estándares para no tardar tres meses en preparar la información que necesitan los inversionistas.

Hace veinte años, los temas de ESG (Medio ambiente, sociedad y gobierno corporativo), no eran una métrica a la que la comunidad financiera prestara atención, pero eso ha cambiado. En 2020, las empresas fuertes en materia de ESG superaron a sus pares, y la comunidad financiera está empezando a recompensar a esas empresas con un menor costo de capital; los inversionistas creen que esas empresas están mejor dirigidas y posicionadas para lograr el éxito a largo plazo.

Para conocer más detalles sobre cómo los líderes empresariales sostenibles están equilibrando las demandas del planeta y los beneficios, descarga nuestro nuevo informe: ¿Por qué esperar para lograr las cero emisiones netas? Desarrolla ahora un modelo de negocio sostenible

Etiquetado con: